La vacunación de los trabajadores del sector avícola es una prioridad

La vacunación de los trabajadores del procesamiento avícola es una prioridad

Ahora que la vacunación contra COVID-19 parece que llegará pronto, además del personal de salud y los ancianos, se debe priorizar a los trabajadores de empaque cárnico

Los gobiernos parecen aturdidos por la pandemia, en el sentido de que después de nueve meses, aún no es posible una gran cantidad de procedimientos administrativos. Las oficinas gubernamentales de muchos países permanecen cerradas. Creo que no se han dado cuenta de que hay mascarillas, teletrabajo, gel alcohólico, pantallas acrílicas transparentes para servir al público, distanciamiento social, pediluvios y un sinfín de medidas que ya están en marcha en muchas regiones.

Simplemente no se han adaptado. Resiliencia cero.

Sin embargo, la industria de procesamiento de carne, incluida la industria de procesamiento de aves, realizó una serie de cambios inmediatos para proteger a los trabajadores y, sobre todo, no interrumpir la cadena de suministro. Los trabajadores han estado en primera línea de suministro de carne.

Es por eso que el Instituto de la Carne de América del Norte (NAMI) acaba de emitir una carta instando a las autoridades estadounidenses a considerar a los trabajadores de las plantas empacadoras de carne como una prioridad en el proceso de vacunación contra COVID-19. Esto, por supuesto, no resta valor a la prioridad de quienes trabajan en el sector de la salud y de las personas mayores en residencias de ancianos.

Me gustaría enfatizar que en estos meses se ha intentado culpar a la industria avícola por su alta concentración de personal y por el hecho de que hubo algunos brotes de enfermedades. La industria respondió sin una palabra de queja. Las adaptaciones se realizaron de inmediato, demostrando una gran capacidad de recuperación. Y, como dice el comunicado de prensa de NAMI, «la cadena de suministro permanece intacta».

Esta capacidad de recuperación demostrada por los nuevos equipos y adaptaciones de las instalaciones, el equipo de protección personal, los sistemas de ventilación mejorados, los programas y protocolos de desinfección, una multitud de pruebas y una titánica tarea de entrenamiento han mantenido a raya al COVID-19 en las plantas cárnicas, mientras que las cifras generalmente afectan a prácticamente todos los países .

Doy la bienvenida a la iniciativa NAMI, que no solo da prioridad a sus trabajadores, verdaderos héroes covidianos, sino que reconoce implícitamente el trabajo realizado por la industria cárnica y avícola.

Por lo tanto, es posible que aún no pueda obtener un certificado de nacimiento o un pasaporte, pero podrá comer pollo.

¿Qué piensas?

Fuente: http://www.wattagnet.com

Deja un comentario