Los huevos ofrecen algo más que beneficios nutricionales a los niños

Los huevos ofrecen algo más que beneficios nutricionales a los niños

Cocinar huevos ayuda a los niños pequeños a desarrollar sus 5 sentidos.

Las «Pautas Dietéticas para Estadounidenses 2020-2025», recientemente publicadas, incluyen recomendaciones desde el nacimiento hasta los 24 meses de edad y recomiendan específicamente los huevos como un primer alimento importante para bebés y niños pequeños, así como para mujeres embarazadas y madres lactantes.

Las nuevas pautas confirman que los huevos proporcionan varios nutrientes clave importantes para los bebés durante el tiempo en que sus cerebros se desarrollan rápidamente. Las pautas enfatizan la importancia de la colina, un nutriente en los huevos. Solo un huevo grande proporciona las necesidades diarias de colina para bebés y niños pequeños, y dos huevos grandes proporcionan más de la mitad de las necesidades diarias de colina para las mamás embarazadas. Además, la introducción temprana de huevos también puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar una alergia al huevo.

Pero, ¿ofrecen otros beneficios además de los nutricionales? La respuesta es sí.

Últimamente mi hijo ha estado obsesionado con la idea de cocinar huevos, no porque quiera comérselos todo el tiempo, pero le encanta el proceso. Como mamá, yo también.

Por supuesto, yo superviso, pero cuando le permito romper huevos, tirarlos en una sartén y luego observar mientras los revuelvo, esto ayuda a desarrollar sus cinco sentidos (vista, oído, olfato, gusto y tacto). Penn State Extension estaría de acuerdo, según su sitio web, «Comer y preparar alimentos puede ser una gran experiencia sensorial para los niños y una divertida oportunidad de aprendizaje».

Mientras cocina los huevos, mi pequeño me dice que la sartén está vacía, la cáscara está entera y que todavía tenemos que engrasar la sartén. Él puede ver que eventualmente los cocinaré y que cuando estén listos, derrito el queso encima.

Puede escuchar los huevos crujir contra el tazón y disfruta imitando el sonido de ellos chisporroteando en la sartén, mientras que ocasionalmente ayuda a revolverlos en el tazón, yo hago la mayor parte de eso.

Creo que el aspecto táctil probablemente se explica por sí mismo, pero solo imagina la voz más dulce de un niño diciendo: «Mamá, siente los bordes, lo rompí». Siempre me río cuando dice, «Mmm, mamá que huele bien», mientras el queso se derrite.

Lo mejor es siempre el final, cuando se come los huevos, con un tenedor de adulto porque claramente ya no es un bebé, solo pregúntale.

“Al permitir que los niños aprendan sobre los alimentos y ayuden a prepararlos, pueden estar más dispuestos a probar nuevos alimentos”, dijo el sitio de Penn State Extension.

Creo que la industria debería estar realmente entusiasmada no solo con las nuevas Pautas Dietéticas para Estadounidenses, sino también con la idea de educar a las mamás sobre los beneficios sensoriales que los niños pequeños pueden obtener al cocinar huevos con sus padres.

Fuente: http://www.wattagnet.com

Deja un comentario